tel. 54 (11) 48226441 info@agustinali.com.ar

Reducción Mamaria

Con el correr de los años, embarazos, amamantamiento y efecto de la gravedad, las mamas van perdiendo su forma. La piel pierde su elasticidad y la glándula mamaria cae. El procedimiento quirúrgico para recomponer la estructura y posición de la mama es la mastoplastía reductora o mastopexia (si solo es elevación). Esta cirugía se basa en la resección del excedente cutáneo y glándula elevando la areola y el pezón a su posición normal.

Las candidatas para este tipo de cirugía son todas aquellas mujeres que hayan completado su desarrollo corporal, pudiendo ser el motivo de consulta un complejo o deformidad estética, o un problema funcional, en caso de mamas muy grandes que causen problemas de postura.

La operación, que se realiza bajo anestesia general, y el plan y objetivo de la cirugía debe ser discutido entre el paciente y su médico. Esto implica aclarar la expectativa respecto al volumen deseado y cicatrices remanentes.

Las cicatrices serán variables de acuerdo a la magnitud de la reducción y elevación, y de la calidad de la piel de la paciente. Básicamente varían desde una cicatriz alrededor de la areola, hasta un en T invertida (como el esquema).

La paciente queda internada durante 24 a 48 hs. luego debe permanecer en reposo durante la primera semana y no realizar actividad física de esfuerzo por 30 a 45 días, dependiendo de la magnitud de la intervención.

A pesar de que no se interfiere la lactación luego de una cirugía mamaria, no es recomendable realizarla ante la posibilidad de un embarazo próximo, dado que la mama al aumentar de volumen distorsionará las cicatrices y su forma.

Las complicaciones descriptas varían desde cicatrices hipertróficas, alteraciones de la sensibilidad del pezón a sufrimiento del mismo, hecho que es excepcional en cirujanos experimentados.

Ginecomastia

El aumento de tamaño de la región mamaria masculina se denomina ginecomastia o lipomastia.

Si bien esta patología es mayormente benigna debido a un acúmulo de tejido graso en la región hay que descartar un eventual crecimiento patológico de tejido mamario.

En los casos de lipomastia el tratamiento de elección es la lipoaspiración con cánula fina por mini-incisiones en la región areolar.

En aquellos casos donde se compruebe por medio de mamografía previa la presencia de tejido glandular mamario la resección inicial se hace de manera convencional y posteriormente se completa con lipoaspiración.

La intervención es bien tolerada con anestesia local más sedación y es importante utilizar una faja compresiva durante varios días.

Es frecuente la formación de hematomas que disminuyen gradualmente.

El paciente se reintegra a su actividad normal entre los 7 y 14 días.

Implantes de Mamas

La operación puede ser efectuada bajo anestesia local o general, y consiste básicamente en la colocación del implante en un bolsillo tallado entre la glándula mamaria y el músculo pectoral mayor o debajo de este. La incisión puede ser en la areola, o en el surco submamario o en la axila. En estos lugares quedara una cicatriz que puede ser más o menos aparente.

Tipos de implante
Los implantes mamarios están compuestos por una cubierta de siliconas flexible y rellenas con diferentes materiales, siendo los más comunes: el gel de siliconas y la solución salina. Cada material de relleno tiene ventajas y contras, siendo las principales la consistencia de la silicona y la inocuidad de la solución salina en caso de filtración o ruptura del envoltorio. Los estudios científicos realizados hasta la actualidad no revelan que ninguno de estos implantes produzca cáncer ni tampoco enfermedades autoinmunes. De todas formas se aconseja discutir el tema con su médico. Las marcas de silicona que se utilizan están dentro de las mejores a nivel mundial, ya sean americanas, francesas, brasileras. Eso debe ser discutido con el profesional y el paciente y se llega a la mejor opción y la que más le favorece.

¿Quién es candidato?
Las causas que llevan a una mujer a aumentar el tamaño de su busto puede ser variada, desde un deseo de mejorar el contorno corporal, corregir una disminución de volumen post lactancia, balancear una diferencia de volumen entre las mamas, hasta una reconstrucción post-mastectomía.
La cirugía se basa en la colocación de un implante (mal llamado prótesis) debajo de la glándula mamaria o del músculo pectoral dependiendo de las características corporales.
La cirugía puede ser ambulatoria o con internación de un día, puede ser necesaria la colocación de un drenaje aspirativo por 24 hs. y se mantiene un vendaje por 5 a 7 días.

Dentro de las complicaciones se describen las comunes para cualquier cirugía (hematoma, infección, etc.) y propias del implante: contractura capsular, disminución de volumen y pliegues en las de solución salina, palpación del implante, hasta ruptura lo que implica el retiro del mismo.

Puede haber alteración de la sensibilidad del pezón en los primeros meses tanto híper como hiposensibilidad. No hay evidencia de que se produzca alteración de fertilidad ni para amamantar.